martes, 23 de febrero de 2010

Restaurante La Yerbita (Sobarzo)

El otro día hicimos una salida que teníamos pendiente desde hacia bastante tiempo. Lo habíamos intentado un par de veces, pero siempre elegimos su día de descanso o de vacaciones. Somos así de oportunos... Se trata de un restaurante situado en Sobarzo. Nos lo habían recomendado y realmente no nos defraudó a ninguno.

Como fuimos sin reservar nos tocó esperar un rato en la barra tomando tranquilamente un vino. Pedimos un rioja crianza que entraba muy suave y amenizó la espera. Pasado un rato y dos vinos mas tarde nos dijeron que si no teníamos prisa lo mejor era comer en el salón de abajo. El restaurante tiene dos comedores pero uno posee chimenea, con lo cual estaríamos mas cómodos y calientes en él.

Mientras manteníamos una animada conversación, seguíamos dando cuenta de la botella de vino que nos dejaron para que nos fuésemos sirviendo al gusto. Tuvieron el buen detalle de servirnos una ración de rabas con cebolla frita para amenizar aun más nuestra espera por la mesa. Este tipo de atenciones son las que dejan un buen recuerdo y dan de la amabilidad y simpatía de sus dueños.

Llegado el momento nos dijeron de pasar a la mesa. Para entonces la botella de vino estaba casi en las últimas así que nos las llevamos a la mesa para poder terminarla tranquilamente. El principal motivo de visitar este restaurante era su famoso chuletón a la piedra. De modo que el plato principal lo teníamos muy claro y solo teníamos que decidirnos por unos entrantes no demasiado fuertes para poder disfrutar en condiciones de la carne. Optamos por dos platos que estaban fuera de carta.

Pedimos unas croquetas caseras de carne y de bacalao con espinacas. Mitad y mitad. Tenían una bechamel muy suave y su sabor era buenísimo. El típico plato con ese toque casero que resulta delicioso.

Como segundo entrante pedimos un plato con incógnita ya que no sabíamos muy bien como resultaría. Consistía en calamares con cebolla y queso por encima. Tuvimos la duda de si serian fritos, pero estaban cocinados en su propia salsa y con una crema muy ligera de queso por encima. Nos sorprendieron por su preparación y por lo buenos que estaban con esa mezcla de un poco de cebolla y queso. Muy recomendable probarlos si los ofertan fuera de carta.


Pasados los entrantes pasamos ya al plato principal y estrella de la comida. !El chuletòn !. Se presentaba cortado en filetes en un plato a parte y con una piedra en medio de la mesa para hacerlo al punto que mas le guste a cada cual.

Señalar que estaba tiernísimo y que se presentaba junto con 3 tipos de sal diferentes. La mundialmente famosa sal Maldon, una sal carbónica que daba un gusto a la carne como de barbacoa y una sal de color azúcar moreno que daba un sabor especiado a la carne. Personalmente este punto de distinción de la sal me parece genial porque puedes ir cambiando el sabor de la carne pedazo a pedazo.

El chuletón venia acompañado con la clásica guarnición de patatas fritas y pimientos. Aquí, poniéndome muy exquisito, le pondré un pero ya que con carne a la brasa prefiero los pimientos verdes fritos en vez de pimientos de piquillo. Aún así he de reconocer que estaban igualmente muy buenos.

Una vez terminamos la ingente cantidad de carne pasamos a pedir los postres. Como ya sabréis, me gusta tomar queso en este punto de la comida así que opté por el clásico queso manchego con nueces. Era una ración abundante con unas pocas nueces y unas pasas. A los que les guste el queso como a mi quedaran muy satisfechos.

Las otras dos personas ante la cantidad y variedad de postres caseros que había, no pudiendo elegir entre todos, optaron por una combinación de varios de ellos como propuesta del camarero. Ya se sabe que en la variedad esta el gusto. En dicho plato se presentaron dos porciones de leche frita, dos bolas de helado, una de pacharán y otra de nueces, una porción de tarta de queso y otra que creo que era de licor de café. Cierto es que el plato tenia muy buena pinta y por lo que dijeron estaba todo muy rico.

Cuando terminamos nos ofrecieron unos chupitos. Pedimos uno de licor de café, otro de crema de orujo y uno, que recomiendo, de licor de hierbas muy "especial".

Para terminar comentar que es un sitio muy acojedor, que la atención fue excelente y la comida muy buena. La verdad es que es un sitio muy recomendable incluso para tomar un vermouth ya que dispone de uno casero muy rico. Además se puede disfrutar, si el tiempo lo permite, de una buena comida en su terraza. Como se puede ver el restaurante esta lleno de detalles que hacen muy interesante su visita. El precio: moderado ya que nos salio a 40 euros por cabeza y comimos con dos botellas de vino.

La dirección exacta para buscarla en google maps es: Barrio El Dueso 3 39627 Penagos

11 comentarios:

  1. Y el vermouth sin aditivos!

    mhhhh....

    ResponderEliminar
  2. Lo he editado un poco porque este Gonzalo se cree Saramago. jejeje.

    ResponderEliminar
  3. Marihuana con "g"??? todavia te dura el efecto,chelo??

    Otro detalle que se te olvida es la cesta con 4 variedades de pan

    ResponderEliminar
  4. Yo he estado varias veces y nos sirvieron, en una de ellas, una sopita de ajo mientras tomábamos los blancos,estaba sabrosisima nada q ver con la tradicional (que personalmente no puedo comer pq no me gusta. Recomiendo probar los langostinos con salsa de espinacas, los sirven cocidos, pelados y en una sopera recubiertos pos una salsa a base de espinacas, nata y algo más que ahora no recuerdo.Merece la pena pedirlos.

    ResponderEliminar
  5. Me apunto lo de la sopa y los langostinos, el problema eske esos platos suelen ser de fuera de carta como nuestros calamares y dependen mucho del dia que vayas....aunke eso le da una diversidad bastante curiosa al restaurante

    ResponderEliminar
  6. He ido este sábado a comer de nuevo, y no pude resistirme a probar los calamares con queso....riquísimos! y muy tiernos, me ha gustado la combinación de sabores. Nos pusieron un salpicón de marisco mientras esperábamos en la mesa a ser servidos (una vez tomada la nota de lo que íbamos a degustar). Son muy atentos, es un placer ir allí.

    ResponderEliminar
  7. Tengo entendido que a veces hacen platos de comida rusa, seria interesante enterarse de cuando para tratar de degustar mas cosas fuera de carta.

    ResponderEliminar
  8. Dos cosas:
    1º Me hubiera gustado que dijerais la marca del vino que os pusieron.
    2º Son ya varios los años que llevan Alberto y Mariam deleitándonos. Es probable que su chuleta la piedra tenga mucha fama, pero no es lo único. Incluso su cuidado por los Gin-tonics con diferentes tónicas y ginebras para degustar.
    El provolone que hacen es espectacular, el foie, la morcilla, los arroces, el tiramisú, son muchos platos y encima acompañados de una gran carta vinos bien elegida, variada y asequible, algo que Alberto sabe muy hacer. Yo tuve la suerte de acompañar a José Domingo, en la primera crítica que les hicieron los de la desaparecida Gastrocantabria hace ya más de 3 años y fue genial y mantienen la línea.

    Un saludo desde www.larpeirosencantabria.com

    ResponderEliminar
  9. Pues la verdad es un fallo no haber puesto la marca del vino que suele ser clave para saber si el precio es un disparate o no.

    Nosotros recomendamos mucho este sitio por su calidad no solo de sus chuletones como de sus platos en general. El problema es que necesitas coche y eso a veces restringe el vino....

    ResponderEliminar
  10. Bueno es un placer escuchar comentarios tan buenos a cerca de esta gente, aún recuerdo cuando fui con ankabri a hacer ese reportaje para Gastrocantabria, y como esta pareja consigue mantener la línea en su negocio.
    Ayer Viernes 15 estába hablando con Marian y Alberto y me comentaron de esta página y me pidieron que la viese a ver que me parecia. Ellos os mandan las gracias por vuestros comentarios, y esperan más visitas de vuestra parte. Lo único me piden (y creo que con razón) que a ver si poduierais quitar ese comentario del chupito de la hierba especial, pues está claro que eso no es cierto. Seguro lo hareis, y ellos piden vuestro apoyo para quitarlo y esperan poder volver a invitaros a unos de sus gin-tonics.
    Lo dicho muchas gracias de parte de Alberto y Marian y un saludo de este trotamundos de la gastronomía. Nos vemos.

    ResponderEliminar
  11. Bueno veo que el amigo josé Domingo me hace caso cuando también le recomiendo una pag web que merece la pagina visitar.
    Yo no había caido en el detalle del chupito, pero veo que la gente de esta página es seria, pues lo habeis arreglado muy bien.
    Un saludo desde www.larpeirosencantabria.com

    ResponderEliminar